Mejorar la comunicación en la familia…

Cuando los hijos son adolescentes la comunicación en la familia es más compleja, ellos tienen una gran necesidad de intimidad y no quieren compartir sus experiencias con los adultos. Se sienten el centro del universo y muestran grandes cambios emocionales.

Somos los adultos quienes tenemos que mantener la calma, estar cerca de ellos y acompañarles en esta etapa tan importante de la vida. No olvidemos que están formando su personalidad y que se tienen que diferenciar de sus padres. ¡Es lo más saludable!

Piensa en positivo, conoce a sus amigos, no le critiques de forma constante, respeta en lo posible sus decisiones y, cuando no sea posible, dialoga y negocia.

Es el momento de desplegar nuestras habilidades de comunicación.